Cuidados de un piercing

¿QUE CUIDADOS DEBO SEGUIR DESPUÉS DE HABERME HECHO UN PIERCING?

Es de suma importancia tener en cuenta los cuidados de un piercing básicos de la curación al hacerte un nuevo piercing, ya que es imprescindible este paso si quieres obtener buenos resultados. Este periodo consta desde el momento que sales del lugar donde te has hecho la perforación hasta que pasan unas ocho semanas (una estimación próxima dependiendo del sitio donde hayas elegido hacerte la perforación).

Las normas básicas que siempre debes tener en cuenta sea cual sea tu tipo de piercing incluso pasado el periodo de cicatrización son:

  1.  Nunca toques el piercing ni la zona cercana a este con las manos sucias; pues, aunque estas parezcan limpias no lo están.
  2. Humedece la zona con un bastoncillo de los oídos dos o tres veces al día con suero fisiológico o con algún producto que contenga clorhexidina ya que esta es un antiséptico muy eficaz. A continuación Seca muy bien la zona con otro bastoncillo seco. Estos pasos son muy importantes para mantener la zona perforada siempre limpia y libre de infecciones. Recuerda los paso a seguir son: humedecer, limpiar y secar.
  3. Evita rozar la zona con cualquier objeto o darte tirones.
  4. Evita saunas y piscinas durante el periodo de cicatrización.
  5. Evita utilizar alcohol, agua oxigenada, yodo (betadine) o cualquier otro producto que no sea suero fisiológico o la clorhexidina. El alcohol, el agua oxigenada y el yodo son sustancias muy irritantes que en lugar de ayudar a cicatrizar mejor pueden empeorar la curación. Así mismo el uso de pomadas antibióticas sin tener infección puede tapar los poros y provocar la aparición de un pequeño bultito al que se le llama absceso de grasa ( muchas veces este bultito aparece sin causa aparente, si este es tú caso no dudes en acercarte a nosotros y te aconsejaremos para resolver tú problema)

Dependiendo del tipo de piercing, el tiempo de cicatrización cambia, y los cuidados a llevar a cabo también.

  • Piercing facial (oreja, nariz, ceja, tragus, superficial, concha, etc.): En estas zonas el tiempo puede ir desde las 4 semanas si es en la oreja o en la nariz, hasta las 12 si se trata del cartílago de la oreja o el entrecejo. Es importante no cambiar las piezas antes del tiempo indicado por tu anillador ya que esto ayudará a una correcta cicatrización.
  • Piercing oral (labio, lengua, frenillo): Debes lavar la zona con suero fisiológico por fuera si es en el labio, y si la zona de la perforación es en la lengua es aconsejable utilizar de dos a tres veces al día un enjuague bucal antibacteriano sin alcohol de preferencia sin abusar de este. Es importante evitar cualquier actividad que produzca roces en la zona, nada de comidas picantes, comidas grasosas, acidas o irritantes, ni bebidas alcohólicas, y aquellos/as que quieran probar sus efectos en el sexo oral tendrán que esperar un mínimo de 4 semanas para poder hacerlo ya que este es el tiempo que tarda en cicatrizar.
  • Piercing en el cuerpo (ombligo, pezones, espalda superficial, etc): Limpia la zona siempre que hayas hecho esfuerzos físicos evitar el contacto con el sudor. Evita los movimientos bruscos y utiliza ropa holgada que no te produzca ningún tipo de roce con el piercing. Es importante limpiar la zona con suero fisiológico de dos a tres veces al día. El tiempo de cicatrización depende mucho de la zona, pero para este tipo de perforaciones suele estar en torno a las 8 semanas.
  • Piercing genital: cada vez son más las personas que se deciden a ponerse un piercing en sus genitales. En estos casos los cuidados que debes llevar a cabo se multiplican. Debes lavar la zona 3 veces al día con jabón antiséptico indicado para la zona genital. Es obvio decir que el preservativo se hace obligatorio aún con más motivo, sobre todo en periodo de cicatrización y que antes de mantener relaciones debes lavar la zona y de la misma manera después de terminar el acto sexual. El sexo oral para estos casos también deberá esperar 6 semanas al menos, que es el tiempo que tarda de media en cicatrizar.

NOTA: Es de suma importancia si decides limpiar tu pendiente con agua y sal que utilices las medidas correctas, pues el hecho de que utilices más sal en la mezcla no quiere decir que se vaya a cicatrizar antes tú perforación, muy por el contrario el exceso puede provocar quemaduras, irritación y retardar la curación. La proporción correcta para fabricar tu propio suero fisiológico es: ¼ de litro de agua, o sea 250 ml (la mitad de la mitad de medio litro), y un poco menos de la mitad de una cucharadita de sal (cuchara pequeña). A continuación hierve el agua durante 5 o 10 minutos, vierte la sal y déjala hervir un rato más. Apaga el fuego y deja enfriar la mezcla, a continuación envasa y ya tienes listo tú suero fisiológico casero.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies